Logo Montellano
 

Blog del Colegio Montellano

Renovación de votos de Naike Martín

“Movida con deseo de servirte, hago voto de castidad, pobreza y obediencia, en la Congregación de las Hijas de Jesús, con la intención de llegar a vivir en ella perpetuamente…” Son algunas de las palabras pronuncié el 1 de octubre, al renovar mis votos. Fue un día muy bonito, cargado de afecto, sentimientos y de mucho Dios.

       Toda renovación supone un pararse, un bajar a lo profundo para coger mi vida en mis manos y volver a decir: “Sí mi Dios, quiero y deseo seguirte”

       Me acompañaron hermanas, amigos, mi comunidad y, como no, mis chicas de Montellano. Allí estaban todas: novatas, pelusas, veteranas y antiguas. La verdad es que en esos momentos el corazón se te llena y tan sólo te salen palabras de agradecimiento, palabras como las que dije ayer en mi acción de gracias y que me brotaron de lo más profundo de mi ser:

“Hoy brota de lo más hondo de mis ser un GRACIAS SEÑOR.

       Gracias por el don de la vocación, por seguir llamándome a hacer Reino contigo y como Tú y de hacerlo con las Hijas de Jesús, familia a la cual me siento totalmente perteneciente.

      Gracias porque sigues poniendo en mi corazón esos deseos de querer entregarte toda mi persona: todo lo que soy y todo lo que tengo.

      Gracias porque eres Tú quien haces sacar lo mejor de mí y porque a pesar de mis limitaciones y debilidades, te sigues fiando de mí, sigues apostando por mí, sigues creyendo en mí.

         Gracias porque en los momentos de dificultad, ¡que los hay! Esos momentos en los que me invade una soledad profunda, esas noches oscuras en las que ni a Ti te siento, ese ir contracorriente que a veces seme hace cuesta arriba, ese no tener compañeras jóvenes que quieran entregarse a ti…

          Gracias porque en esos momentos te haces el encontradizo como sólo tú sabes hacerlo, a través de las personas, de gestos, de detalles y sobre todo a través de tu Palabra: “Naike no temas yo estoy contigo”

       Gracias por tantas personas que vas poniendo en mi camino: me vienen tantos nombres al corazón (mis padres, amigos/as, hermanas, compañeros/as de camino…)

       Hoy te quiero dar especialmente las gracias por mi comunidad, por cada una de mis hermanas (Consuelo, Concha, Sofía, Isabel, Primi, Josefa, Emilia y Carmen). Gracias porque sus vidas desgastadas me hablan de Ti, de Evangelio, de entrega, de fidelidad, de que seguir a Jesús merece la pena.

      Gracias por enviarme al Colegio Mayor Montellano. Siento y experimento que aquí me esperabas. Gracias por poder compartir la misión con Rosa, amiga y compañera de camino.

      Y como no hoy quiero darte las gracias por mis chicas de Montellano. Todas y cada una de ellas son un don, un regalo para mí. Gracias Señor por sus vidas, porque soy testigo de su proceso, de su crecimiento… Gracias por darme la oportunidad de poder descalzarme ante sus tierras tan sagradas que me hablan de vida, de sueños, proyectos, ideales, dificultades, luchas, coraje…de Dios

    Y por último, gracias Señor porque, como dice una canción que a mí me gusta mucho:

"Más allá de mis miedos y de mi inseguridad, quiero darte mi respuesta Señor. Aquí estoy para hacer tu voluntad y para que mi amor sea decirte si, hasta el final".

 

Puerta de entrada del Colegio

RSS Subscripción mediante RSS

OTRAS NOTICIAS RECIENTES...